Jabon de Aceite de Oliva. Una sencilla y original receta para hacer en casa tal como lo hacían nuestras abuelas

Esta receta de Jabón de Aceite de Oliva rinde homenaje a como se ha hecho este tipo de jabón durante generaciones en cualquier hogar de antaño,  y se puede aromatizar con cualquier planta natural o aceite esencial que más nos guste. Os contaremos algún truco para añadirle fragancia a nuestro Jabon de Aceite de Oliva hecho en casa, de forma muy económica y natural.

Antes de entrar en los ingredientes, es muy importante atender a los siguientes consejos de manipulación de los útiles y productos necesarios para la fabricación de cualquier jabón en casa.

Utensilios:

Balanza de cocina: mejor si es digital para poder pesar gramos..)

Cuchara: debe ser siempre de acero inoxidable

Moldes: se pueden utilizar todo tipo  de moldes siempre que no sean de plástico, aluminio o hierro pues la sosa cáustica provoca reacciones en estos materiales. Lo más adecuado y divertido son los moldes de silicona (los de hacer galletas) por las preciosas formas que pueden conferir a nuestro jabón. Una vez utilizados para fabricar jabón, no deben  volver a utilizarse para cocinar.

Fuente de calor: al utilizar sosa cáustica, el jabón ya se calienta por sí solo al mezclarla con el agua, pero para evitar posibles riesgos utilizaremos un horillo eléctrico que podamos sacar al aire libre, en una terraza, jardín o balcón. Al mezclar la sosa con el agua es imprescindible trabajar en el exterior  para no inhalar vapores tóxicos.

Termómetro: tiene que ser exclusivamente de cristal. Evitar los que contengan soportes de madera o aluminio, y  debe medir de 0 a 100 grados centígrados.

Gafas de protección y guantes de goma:  la sosa es peligrosa en contacto con los ojos y la piel.

Recipientes: deben ser de acero inoxidable o esmaltados.

Trabajaremos siempre al aire libre o cerca de una ventana abierta.

jabon-de-aceite-de-oliva

Jabon de Aceite de Oliva

El Jabon de Aceite  de Oliva, tambien conocido como Jabón de Castilla,  tiene una dureza uniforme, espuma estable, un tacto agradable y resbaladizo, acondicionado, com propiedades hidratantes.

El aceite de oliva atrae la humedad externa de la piel manteniéndola suave y flexible. Tradicionalmente  para el Jabón de Castilla se utilizaba exclusivamente el aceite de oliva, pero rápidamente se vieron los grandes beneficios de realizar jabones naturales incluyendo una proporción del aceite de oliva,  consiguiendo de este modo aumentar las propiedades naturales de todos los elementos.

Es recomendable para todo tipo de pieles siempre y cuando no se tenga alguna afección que requiera de cuidados dermatológicos concretos.

Ingredientes:

213 gr. de agua mineral – 85 gr. de sosa cáustica – 682 gr. de aceite de oliva virgen

Elaboración: 

Una vez estamos equipados con los utensilios descritos anteriormente y nos hemos colocado en un lugar bien ventilado, pesaremos  el agua y la verteremos en un recipiente. Seguidamente pesaremos la sosa y la verteremos en el agua con sumo cuidado, removiendo poco a poco ya que crea una reacción de temperatura que va ascendiendo. Esperaremos a que vaya descendiendo e iremos midiendo la temperatura hasta que llegue entre 50 y 60 ºC . Mientras habremos calentado el aceite hasta conseguir la misma temperatura, entre 50 y 60 ºC.

Una vez alcanzadas ambas temperaturas, vertemos el aceite en el recipiente que contiene el agua y la sosa, removiendo poco a poco y con precaución de no salpicar. No olvidar llevar puestas las gafas en todo momento.

Removeremos intermitentemente cada 15 minutos hasta que la mezcla vaya tomando espesor.  Sabremos que nuestro Jabon de Aceite de Oliva está cuajado, cuando tomando un poco con una cuchara y vertiéndolo en forma de circulo sobre el jabón, si el circulo se mantiene durante unos segundos, es que nuestro jabón está listo para pasar a los moldes.

Truco: Si queremos reducir el tiempo de removido del jabón, podemos usar una batidora eléctrica, con cuidado de no levantarla de la mezcla y de no salpicarnos. Si utilizamos la batidora, la reservaremos solo para hacer más jabón en otras ocasiones. No volver a utilizarla para cocinar.

Vamos a darle forma a nuestro Jabon de Aceite de Oliva !! 

jabon-de-aceite-de-oliva

Jabon de Aceite de Oliva

Como hemos apuntado, las mejores y más bonitas formas de pastillas de jabón se obtienen si vertemos la pasta en moldes de repostería.Una vez hayamos llenado los moldes, dejaremos reposar el jabón en ellos durante unos tres días (a temperatura seca lejos de los lugares húmedos) y cubierto con una toalla. Trascurrido ese tiempo, lo desmoldaremos con mucho cuidado colocaremos nuestras pastillas de jabón sobre una regilla (tipo las del horno) y lo dejaremos secar durante un mes, también dentro de casa y evitando la humedad y o el calor excesivo (calefaccion, sol, etc…) lo más adecuado es colocarlo en un lugar con poca luz y ventilado (por ejemplo para que no moleste, debajo de la cama). Sobre todo, no encerrarlo en ningún armario, debe tener aire para respirar i secarse.

Para terminar: una vez concluído el tiempo de secado, guardaremos nuestras pastillas de jabón en una caja de madera o cartón (tipo caja de zapatos) dentro de un armario. De este modo nuestro Jabon de Aceite de Oliva se conservará durante mucho, mucho tiempo. No importa si observamos que se queda muy seco, cuando lo mojemos, se rehidratará.

Truco: Si queremos aromatizar  nuestras pastillas de jabón de forma natural, al guardarlo en la caja, podemos colocar pieles de naranja o limón, ramilletes de romero o  de lavanda….. y taparemos bien dicha caja.  El jabón irá absorbiendo la fragancia de la planta que hayamos colocado.

Para más información y recetas sobre jabones naturales, os recomiendo este libro. Espero que disfrutéis de esta entretenida manualidad. En Amazon tenéis algunos de los materiales que vais a necesitar.